Carcoma

Carcoma

Solicite una inspección gratuita en el 900 907 130  o por e-mail

Carcoma

La carcoma son un grupo de insectos xilófagos de ciclo larvario que atacan la madera, ya sea madera perteneciente a estructuras, como madera ornamental. Las larvas son las responsables de atacar la madera desde dentro, por eso resulta tan difícil detectar una plaga de carcoma hasta que los insectos en su fase adulta realizan el orificio de salida en la superficie de la madera.

Tipos de carcoma

En España las tres familias de carcoma más extendidas son anóbidos, líctidos y cerambícidos, que se diferencian por su apariencia física y por los elementos de madera que atacan, además de por las consecuencias que provocan.

Detalle de ovipositor de carcoma

Adulto de cerambícido

Larva de carcoma

Imagen de larva de carcoma en la que se aprecia la mandíbula

Ejemplar adulto de anóbido

Ejemplar de cerambícido en madera

Anóbidos

Las larvas son de color blanquecino y forma arqueada, como en los demás tipos de carcoma son las principales responsables de los ataques a la madera, ya que una vez eclosionan los huevos depositados en las fendas o pequeñas rugosidades penetran en ella perforándola con sus potentes mandíbulas y creando galerías interiores paralelas a la fibra. Los adultos son de color oscuro y suelen llevar una especie de capuchón conocido como pronoto. Al salir de la madera crean orificios circulares de 1 a 4 mm de diámetro.

Vuelan desde los meses de marzo – abril hasta septiembre, lo hacen buscando madera de la que alimentarse.

Las especies más comunes son: Calymmaderus solidus, Kiesv; Xestobium rufovillosum, Deg; Anobium punctatum, de Geer; Nicobium castaneum, Ol.

Líctidos

Líctidos

Las larvas también son de color blanquecino y forma arqueada, suelen atacar cualquier tipo de madera con alto contenido en almidón, los orificios de salida son más pequeños, de 1 – 2 mm de diámetros, siendo el serrín resultante muy fino, de consistencia similar a los polvos de talco.

Los líctidos atacan solamente a las especies de frondosas que cumplen las siguientes características:

  • Poseer vasos de un diámetro igual o superior a 0.07 mm., tamaño a partir del cual las hembras pueden depositar en ellos sus huevos.
  • Tener un contenido en almidón elevado, superior al 3% con respecto al peso anhidro.
  • Tener una humedad del 6-32%.

Las especies más comunes son Lyctus brunneus y Lyctus linearis.

Cerambícidos

Cerambícidos

Esta familia de carcoma también se conoce como carcomas gigantes debido al gran tamaño de sus adultos. A diferencia de los otros tipos de carcoma, las larvas de cerambícidos son de un color blanco amarillento, y con anillos bien marcados. Además poseen potentes mandíbulas que usan para excavar galerías de sección oval, a veces paralela a la fibra. El serrín resultante de los agujeros de salida es bastante grueso y de forma cilíndrica.

En España las especies más comunes de cerambícidos son las siguientes:

Hylotrupes bajulus, L. Insecto de 10-20 mm. de longitud, de color marrón o negro, protórax con dos tubérculos brillantes y glabros, élitros con dos bandas transversales, más o menos continuas, de pubescencia gris.

Ataca generalmente a la albura de coníferas, puesta en obra y seca. Los daños ocasionados por esta especie adquieren gran importancia en madera de carpintería y en tarimas, decreciendo con la edad de la madera

Especie extendida por todo el mundo.

Hesperophanes cinereus, Vill. Insecto de 13-24 mm. de longitud, de color marrón rojizo, con pubescencia jaspeada de color gris, los élitros son cilíndricos y redondeados en el ápice, las antenas de los machos alcanzan el ápice de los élitros y las de las hembras los dos tercios.

Ataca exclusivamente a la altura de las frondosas. Se trata de una especie que es originaria del suroeste de Europa.

Eliminar la carcoma

Eliminar la carcoma de elementos ornamentales o incluso estructurales no es tarea fácil, ya que no es una plaga fácil de detectar ni tampoco existen métodos no profesionales capaces de acabar con esta plaga.

Cómo detectar la carcoma

Los primeros indicios de una infestación de carcoma pueden detectarlos personas no profesionales del mundo del tratamiento de la madera, puesto que aunque atacan el interior de la madera, también dejan huellas en el exterior. Contacte con una empresa especializada en tratamientos de xilófagos si observa los siguientes indicios:

  • Agujeros en la madera que usan los adultos para salir a la superficie.
  • Montoncitos de serrín en el suelo, dependiendo del tipo de carcoma serán más o menos consistentes; los cerambícidos crean montones más gruesos ya que sus larvas son de mayor tamaño, mientras que los líctidos y anóbidos crearán montones de serrín muy fino.
  • Ruidos en la madera, provocados por las larvas de carcoma mordiendo para alimentarse.

Por qué aparece la carcoma

La principal causa de aparición de carcoma se debe a que los adultos realizan vuelos entre la primavera y el otoño buscando nuevas fuentes de alimentación: vigas de madera, estatuas, mobiliario, etc.

Además cuando se realizan obras de construcción o rehabilitación de edificios siempre es recomendable realizar tratamientos curativos, puesto que la madera a menudo puede venir contaminada por haber estado almacenada durante mucho tiempo, o simplemente porque se ha contaminado en el aserradero.

Elección del tratamiento para eliminar la Carcoma

El método o sistema necesario para eliminar carcoma deberá definirse una vez realizado un estudio de la plaga y el grado de infestación de la misma, puesto que no siempre se realizará el mismo tratamiento.

Para ello, nuestro equipo especializado en insectos de la madera, además de poseer una amplia experiencia en tratamientos de plagas de la madera, hace uso de tecnologías avanzadas en el campo de la identificación de xilófagos, como nuestro detector de actividad de insectos, capaz de identificar el insecto que ha provocado los daños de la madera, además del nivel de infestación de la plaga, gracias a los sonidos tan característicos que emiten dichos insectos.

Entre las ventajas que nos proporciona este instrumento podemos mencionar los siguientes:

  • Procedimiento no destructivo
  • Sencillez de manipulación
  • Diagnóstico rápido y fiable

Tratamientos de carcoma

Dentro de los tratamientos de carcoma podemos distinguir entre los tratamientos preventivos y los curativos

La finalidad de todo tratamiento curativo es detener la acción de los agentes causantes del daño y evitar en lo posible un nuevo ataque.

Los tratamientos curativos para madera puesta en obra se pueden clasificar en:

Tratamientos curativos - preventivos

Tratamiento de carcoma

Son aquellos que además de erradicar la carcoma, impiden cualquier invasión posterior.

Se incluyen en este grupo los tratamientos que consisten en la aplicación de productos protectores líquidos, ya que los principios activos quedan fijados en la madera una vez que el disolvente se ha evaporado. Dicha aplicación se puede realizar superficialmente o en profundidad.

Los tratamientos superficiales permiten alcanzar solamente penetraciones muy ligeras, por lo que únicamente son eficaces en piezas de sección pequeña, por ejemplo tablas de tarima y cubierta.

En la actualidad se han desarrollado productos de nueva generación que consiguen, mediante aplicaciones superficiales, un mayor poder de penetración que los productos tradicionales.

El tratamiento más utilizado de este tipo es la inyección a presión a través de válvulas, utilizado sobre todo en elementos estructurales.

Generalmente los productos protectores utilizados tienen una doble acción insecticida y fungicida.

Tratamientos curativos propiamente dichos

Su objetivo es conseguir la erradicación de la plaga de carcoma, pero no tienen un efecto protector contra las infestaciones.

Inyección: es el sistema más utilizado para realizar tratamientos a estructuras, como por ejemplo vigas, debido a la gran superficie susceptible de sufrir el ataque de carcoma. Consiste en la aplicación a presión del producto insecticida a través de tacos inyectores colocados en la madera, provistos de una válvula de retención que impide el retroceso del producto.

Pulverización: este sistema se utiliza solo en piezas de carpintería de sección pequeña y consiste en la aplicación del producto en la superficie de la madera. También se usa combinándolo con otros tratamientos.

Aplicación de geles: en casos donde se quiera evitar la perforación de la madera por motivos estéticos y siempre y cuando las piezas no sean de sección muy ancha, se puede utilizar la aplicación de geles insecticidas o insecticidas-fungicidas. También se recomienda realizar este tratamiento de forma preventiva para obras de arte.

Tecnología de Atmósfera Controlada (CAT): es un tratamiento que se realiza dentro de una burbuja creada específicamente para albergar la pieza de madera que necesita un tratamiento contra xilófagos. Entre las ventajas destacamos que es un tratamiento móvil, ya que la burbuja puede construirse en sus instalaciones, y que además no usa biocidas.

Si desea más información sobre los tratamientos de madera visita nuestra web rentokil.es

Más información y próximos pasos